02 agosto 2006

Grouchadas...


De vez en cuando viene bien tener a mano algo de la mejor "filosofía Marxista" por excelencia, la de Groucho, y tomarnos las cosas con un poco más de buen (y sarcástico) humor:

1.Yo nunca olvido una cara, pero en su caso haré una excepción.
2. Perdonenme si les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien.
3. Nunca pertenecería a un club que admitiese como socio a alguien como yo.
4. Partiendo de la nada, hemos alcanzado las más altas cotas de miseria.
5. Perdone que no me levante (epitafio en su tumba).
6. Encuentro la televisión muy educativa: cuando todo el mundo se queda absorto viéndola, yo me puedo ir a otro cuarto a leer un libro placidamente.
7. Estos son mis principios. Si no le gustan...puedo cambiarlos.
8. La justicia militar es a la justicia, lo que la música militar es a la música.
9. Es mejor permanecer en silencio y parecer estúpido que abrir la boca y confirmarlo.
10. Me acuerdo perfectamente de la primera vez que disfruté del sexo. Aún conservo el recibo.
11. Una de dos: o este hombre está muerto o mi reloj se ha estropeado.
12. Ella heredó sus mejores encantos de su padre. Es cirujano plástico.
13. En el restaurante al camarero: ¿tiene ancas de rana, o siempre anda de ese modo...?
14. He disfrutado de maravillosas noches perfectas. Pero desgraciadamente esta no ha sido una de ellas.
15. Todo el mundo debe creer en algo, yo creo que voy a seguir bebiendo, discúlpenme.
16. El matrimonio es la principal causa de divorcio.
17. El secreto de la vida es la honestidad y la honradez, si no entiendes esto vas por el buen camino.
18. Detrás de todo hombre con éxito hay una gran mujer, y más alla su mujer.
19. ¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!
20. Un niño de cinco años podría entender esto. Tráeme a un niño de cinco años.
21. ¿Porqué debería preocuparme por la posteridad?¿Qué ha hecho la posteridad por mi?
22. Me casé por el juzgado. Debería haber pedido un jurado.
23. Recuerden, caballeros, que están luchando por el honor de unas damas, que es probablemente más de lo que ellas nunca hicieron.
24. La política no hace extraños compañeros de cama. Los hace el matrimonio.
25. He pedido ser incinerado. Y que le lleven el diez por ciento a mi agente, que está en su contrato.
26. Llevo aquí demasiado tiempo. Desde que Doris Day era virgen
27. El hombre que quiera tener un matrimonio feliz deberá tener la boca callada y el bolso abierto.
28. ¿A quién vas a creer? ¿A mi o a tus propios ojos?

Y también dos huevos duros!

4 comentarios:

Pablo dijo...

Bueno, sin ánimo de dar por saco, una vez más tengo una pequeña puntualización que hacer. Lo del epitafio en la tumba de Groucho Marx me temo que es una leyenda urbana más que otra cosa. Primero porque, sencillamente, no pone absolutamente nada aparte de su nombre y el año de nacimiento y defunción y, en segundo lugar, como epitafio habría quedado un tanto raro al estar "enterrado" en un nicho y no bajo tierra. Y para que nadie me tome por trolero me remito a las pruebas, señoría: http://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.cgi?page=pif&GRid=677&PIgrid=677&PIcrid=7944&ShowCemPhotos=Y&

Vuarnet dijo...

Pues es cierto, Pablo.
Recuerdo haber mirado hace tiempo la pagina de findagrave.com, y esa fue una de las primeras que busque, junto a la de Billy El Niño o Bob Kane. Y no pone nada de la famosa frase.
Lo que pasa es que cuando copie el texto para el post, no me daba opcion de editarlo (blogger se pone tonto a veces). Queria borrar esa frase y poner bien la numeracion, pero cuando lo hago, no me deja subir de nuevo el post, asi que me toca dejarlo asi.
Asi que gracias por haberte dado cuenta y aclararlo, ya que es si que parece que una leyenda urbana muy extendida.

Scarlett Witch dijo...

Pues es un grandioso epitafio...

POLLOPUTO dijo...

Voy a recomendar eufóricamente que os leáis GROUCHO Y YO, su autobiografía. Si pensais que estos tíos eran unos geniso, que lo eran, esperad a leer lo locos que estaban "al natural" y entenderéis muchas cosas.

Especialmente reseño aquí la "CITA" de Groucho y Harpo con unas muchachillas al salir de una actuación, y la batalla en la que terminó, y las famosas Cartas a los Hermanos Warner, por su veto a UNA NOCHE EN CASABLANCA.

Pero todo el libro es impagable, tengo un amigo, llamémosle Delaney, que está bastante de acuerdo en lo que os digo.