05 junio 2007

Spiderman 3, o el irregular cierre de una adaptación (casi) ejemplar.

La verdad es que había muchas, muchísimas expectativas ésta vez. Tras la agradable sorpresa que resultó ser Spiderman, de la que ya hablé aquí, y conseguir que tanto los fans del personaje como los críticos estuvieran de acuerdo, y reconocieran que el Hombre Araña había sido digna y magníficamente adaptado al cine, llega ahora ésta tercera parte cargada de polémica. Y es que, como pasa en el cine de vez en cuando, la amas o la odias.

Hay muchas cosas que la gente repite sin parar, tanto las buenas como las malas, lo que me anima a no comentar la película en su conjunto (que me parece irregular, con unos subidones tremendos de adrenalina para caer luego en el dramón sensiblero y cursi), sino a desmenuzarla en sus distintas partes, para enumerar de manera objetiva (si se puede a éstas alturas) los aciertos y los fallos de una de las películas más caras y más rentables de la historia del cine. Vamos allá:

El Director:
Sam Raimi me ha gustado siempre. Desde la trilogía gore-fantástica de Evil Dead, pasando por Darkman y su etapa televisiva (sí, soy fan de Xena), es uno de los directores que siempre se ha movido a gusto en la serie B, en el terreno de lo poco convencional, aportando su toque de “genio loco” siempre que ha podido. Spiderman 1 y 2 me parecieron magníficamente rodadas, mezclando humor, acción y drama a partes iguales de manera digna. Pero aquí…Aquí parece que no es más que un empleado, que se limita a filmar las escenas sin alma, sin gracia, sin su talento tan característico. Ha intentado hacer una película que guste a todo el mundo, y un fan de los años 60 que conoce a Gwen y al Hombre de Arena es algo más exigente que uno adolescente de los 90, que sólo quiere ver a Veneno con los dientes muy largos y poco más. Así que tenemos como resultado una película algo fría, casi diría que “de encargo”, al tener Sony su “juguete” tan mimado y no permitir a Raimi que nos sorprendiera como anteriormente.

El productor:
Esto explicará muchas cosas, aunque ya lo he mencionado antes de pasada. Avi Arad, el enlace de Marvel Comics con la gente de Hollwood a la hora de adaptar personajes de la compañía, le dice a Raimi, cuando tiene la mitad de la película hecha: “Oye, Sam, entiendo que seas fan del Hombre de Arena, un villano de los años 60. Pero los chavales de ahora quieren ver a Veneno, y son igual de fans que los otros. Si no sacas a Veneno no los estarás respetando.” Y la mitad de la película rodada. Ahora todo encaja, no? Una pena, pero en cuanto vieron que una peli de super-héroes daba dinero en taquilla, hay que meter en el cine a cuanta más gente mejor, aunque la historia no llegue a contar nada nuevo.

Peter Parker/Mary Jane/Gwen Stacy:

Qué decir de Tobey Maguire, que tanto me gustó en las anteriores. No se mete en el papel, actúa desganado, con lo justo, y repite cosas que ya hemos visto antes. La famosa escena “a lo John Travolta” se podría soportar si cuando el director le dice que se haga el duro, el chico malo o el irresponsable, Maguire no se limitara a poner cara de chulo y a imitar al pobre “hablo así con la voz rara para que parezca que soy malote” Anakin Skywalker. Tobey por lo menos es actor, por Diso! Peter Parker no me cae bien en toda la peli, y para un fan que siempre se ha identificado con el personaje, eso es algo muy malo. Mary Jane…Bueno, Kirsten Dunst está un poco más cara de bollo que de costumbre, pero a mi es que esta chica me gusta mucho. No me ha parecido nunca una mala elección de la actriz, lo único malo es que…su papel está TAN mal escrito! MJ es un personaje femenino creado en los años 70, en medio de toda aquella movida de la revolución de la mujer, pasando a ser (en el comic) una mujer independiente y fuerte. En los últimos años se ha convertido en una actriz y modelo de éxito, complementando perfectamente a Peter…Pero nada de eso sale en la película. Volvemos a colgar a Mary Jane de una telaraña/cable/que-sera-lo-siguiente, la hacemos gritar para que el héroe vaya a salvarla, y la ponemos a hacer mohínes cuando su relación sentimental no va bien. Esto ya lo vimos en Spiderman 2, no?
Sobre Gwen no diré mucho, tan sólo que coger a una actriz escuchimizada y pelirroja y hacerla una exhuberante rubia, calcando hasta la ropa y la diadema de los años 70 no sirve absolutamente para nada si sólo se limitan a ponerla de florero en cuatro escenas y a decir cinco frases. TODOS echábamos de menos a Gwen. Pero así no.

Spiderman:
El mejor Spiderman de las 3 películas. Hablo de los FX, claro. Aún cantan algunas escenas, pero es que es ver a Spidey columpiarse entre los edificios de Nueva Cork y no puedo evitar asombrarme como cuando era niño y leía los comics. Junto a la escena de la primera parte cuando aprende a utilizar las redes, cada escena de esta tercera donde sale el trepamuros columpiandose era digna de congelarse y automáticamente se convertiría en una viñeta perfecta de cualquier comic de Spiderman. Y eso me ha molado mucho.
Los malos:
Vale, estamos todos de acuerdo. Hay muchos y no los desarrollan bien. El Hombre de Arena tiene un emotivo origen, con una impresionante génesis en el tanque de arena. Sus escenas de acción son soberbias, han clavado desde la ropa de Marko hasta los “puños de arena” tan característicos en el tebeo. Pero luego se olvidan de su historia y pasa a ser una pelea de esas de “acción por acción”. Y el diálogo final con Peter sabe a poco, sobre todo después de haberse tirado un buen rato hablando de la niña, que obvian al final. Pero muy bien el actor y los FX.
Harry se convierte en el nuevo Duende Verde, igual que en el comic. Pero en el comic no dice nada de que se convierte en una especie de “Patinador Cohete” (personaje que existe en los comics de Spiderman, por cierto) mezclado con Estela Plateada-surfero-macarra.
Hereda los accesorios de Power Ranger de su padre, con una máscara que se “metamorfosea” y todo, y nos regala una de las mejores escenas de acción de toda la película, aunque los espectadores de la fila 7 en adelante no la vieran. Lo de la amnesia es un poc forzado, sí, pero Harry y Peter son amigos desde el instituto, y en una emotiva escena (ayudado por el Alfred de Marvel, eso sí), Harry es un inesperado aliado. En realidad el Duende Verde no es un villano aquí, simplemente Harry estaba cegado por el odio, pero es el típico malo que en el fondo no lo es.
La estrella de la fiesta, con persmiso de los puños de arena, es Veneno. El Spiderman negro, el simbionte, el Spiderman malo…como lo querais llamar. Un personaje que recuerda a lo peor de los comics de los 90, donde solo contaban los colores por ordenador, los pistolones, los personajes con músculos y mucha, mucha violencia. Parecía que eso era lo que molaba, y Veneno era como mezclar la moloneria de Spiderman y el macarrismo de Lobezno. En la peli, pese a algunas licencias, han respetado bastante su origen extraterrerstre, así como que tiene conciencia propia y se lelva a Peter de paseo por las noches, intentando dominar su mente y su cuerpo. Peter se lo quita de encima gracias al doctor Curt Connors (El Lagarto en la próxima peli YA!) y también gracias a los ultrasonidos de la campana, es una magnífica escena también calcada del cómic. Lamentablemente, Eddie Brock, el humano que sirve de anfitrión al simbionte, no “llena” el traje, quedando un Veneno algo escuchimizado que habla con voz de humano o chillidos, en lugar del “nosotros” (Veneno no tiene conciencia individual, entiende que están juntos Brock y él) del comic. Han eliminado sus gráficas amenazas, como “te arrancaremos la columna vertebral y la usaremos de látigo” y demás lindezas…Pero en el fondo el efecto especial del simbionte, el famoso “liquido negro” es una pasada, y hay destellos de dientes, lenguas y babas que dan mucho mal rollo, que transmiten que Veneno es puro odio concentrado hacia Spiderman/Parker, haciendo que la batalla final sea, otra vez, frenética y adrenalítica.

La música:
La partitura ya no es de Danny Elfman, y es una pena. Las anteriores entregas eran muy buenas (mi favorita fue la segunda, con más coros que la primera y aumentando la sensación de espectáculo y grandiosidad), y aquí coge el relevo Christopher Young, un correcto “segunda fila” que repite los coros de El Motorista Fantasma, consiguiendo un ambiente oscuro y trepidante que tampoco queda mal. No está a la altura de Elfman, pero funciona.

Conclusión:
Me dejo en el tintero algunos detalles. Brillantes J. Jonah Jameson, el director del periódico, con el personaje más cartoon de Raimi en muchos años y Bruce Campbell, en una escena memorable, corta pero que le permite lucirse. El famoso baile por la calle, te guste o no, te descoloca mucho en la butaca, y solo por eso ya hay que tenerlo en cuenta. Son dos horas y pico de acción, comedia, drama, buenos y malos, chico conoce a chica, chico pierde a chica, chico tiene que recuperar a chica secuestrada por simbionte vengativo… Es puro comic, y funciona.
Lo mejor:
Entretenida, como cualquier comic de Spiderman. Detalles muy molones, guiños, homenajes, Bruce Campbell, los FX…

Lo Peor:
Sube y baja de ritmo como una Matrix cualquiera, o como lo peor de George Lucas y su nueva trilogía: Ahora acción; ahora drama; ahora acción…

3 comentarios:

EmeJota dijo...

EMHO: Un pedazo de mierda, ¡pero me reí...! Cosa que no puedo decir de la de los Piratas del Caribe, que me hicieron caer como una piedra en los brazos de Morfeo.

Veneno, muy mal aprovechado. Para lo que lo sacan, mejor dejarlo en casa tomándose un colacao.
Gwen Stacy, de pegote.
Mary Jane, para darle de hostias.
Peter Darker, lo más gracioso de la peli, pero un par de hostias también le daba.
Eddie Brock, otro para darle de hostias por cutre.
J.J. Jameson, descafeinadísimo.
El Hombre de Arena, Pfffff (¿para qué?)

El único que vale la pena en toda la peli: Harry Osborn.

Y ya está.

zubiarra dijo...

Nunca he sido un gran seguidor de "nuestro vecino" Spiderman, pero las tres pelis me parece que captan bastante bién el espíritu del tebeo...

Vuarnet dijo...

EmeJota:
Reirte es la mejor opción que podías haber escogido, mucha gente esta echando espuma por la boca por haberse tomado en serio una pelicula que tampoco se toma en serio a si misma y solo busca entretener. La verdad es que el liston estaba tan alto con las anteriores, que esta defrauda a muchos niveles. Pero uno, que es fan de Michael Bay, Stephen Sommers y John Carpenter, he podido entretenerme bastante con Peter y sus balanceos aracno-amorosos.
Estoy de acuerdo con los detalles que comentas, casi todo sabe a poco, y aunque hay detallistos de lo que podia haber sido y no fue, para mi aprueba con lo justo.

Zubiarra:
Si por "el espiritu del tebeo" te refieres a que la vida personal/laboral/amorosa de Peter esta casi por encima de las tramas superheroeicas, acercando el personaje a los adolescentes que se identifican con esl, estoy de acuerdo, las peliculas han recogido ese tono muy bien. Pero quizas en la segunda y sobre todo en esta tercera me aprece que se las ha ido la mano, y la combinacion de accion/drama no les ha quedado muy equilibrada. Ponemos accion para los niños, historia de amor para las chicas, y detalles frikis para los lectores de los comics...Parece que han querido agradar a demasiada gente y esta tercera parte les ha quedado como un pastiche que quiere apuntar a varios frentes y no acaba de convencer en ninguno. Como digo digo en el titulo, el cierre de esta (casi) ejemplar trilogia ha sido irregular.